EL TIEMPO Y LA PALABRA, LAS RAÍCES DEL PASADO PROYECTADAS EN EL FUTURO.

Descubre más

EL VIÑEDO

EL VIÑEDO

VIÑEDOS CENTENARIOS QUE REPRESENTAN LAS RAÍCES DE NUESTRA HISTORIA, TESTIGOS SILENCIOSOS DE LA EVOLUCIÓN FAMILIAR.

Más de 200 hectáreas de viñedo propio repartido entre La Rioja y Navarra con una edad media de 70 años, contando con viñedos que sobrepasan el siglo. La mayor parte están situados en la ladera sur del Monte Yerga a una altitud de entre 400 y 800 metros sobre el nivel del mar, en suelos pobres y pedregosos idóneos para un viñedo de escasa producción y de gran calidad.

El clima continental de la zona, inviernos fríos, veranos cálidos y soleados con diferencias importantes entre las temperaturas diurnas y nocturnas. Todo un conjunto de influencias y matices climáticos que se alían para aportar a la uva un carácter singular y distintivo.

“Nos identifica la tradición y nuestra filosofía de elaboración, nunca explotamos el viñedo, sea viejo o joven. Nos identificamos con la tierra y por eso le damos tanto valor. Hacemos vino ecológico desde siempre, el ecologismo lo aplicamos desde la más profunda convicción. Evitamos el uso de herbicidas y pesticidas porque la tierra es nuestra herencia y la de nuestros hijos, a los que queremos dejar todo esto en las mejores condiciones posibles, incluso mejores de cómo la hemos encontrado”.

LA TIERRA ES NUESTRA HERENCIA Y LA DE NUESTROS HIJOS, A QUIENES QUEREMOS DEJAR TODO ESTO EN LAS MEJORES CONDICIONES POSIBLES, INCLUSO MEJORES DE CÓMO LA HEMOS ENCONTRADO.
Viñedos de Familia Escudero

Una agricultura totalmente comprometida con la naturaleza sin utilizar insecticidas, ni herbicidas, ni abonos químicos que puedan dañar de alguna manera la biodiversidad de los suelos y viñedos. El abonado se realiza aprovechando el estiércol de las ovejas que pastan en los alrededores de nuestras fincas y que tras su fermentación y maduración con lombrices rojas se obtiene un abono purificado y enriquecido con las bacterias que forman parte del tracto intestinal de las lombrices. Posteriormente, este humus de lombriz se mezcla con polvo de roca subvolcánica, oofita, que además de aportar micronutrientes al suelo es capaz de acumular humedad, reduciendo las necesidades de riego de los campos. Un producto exquisito para nuestros viñedos y olivares.

Vidau es el nombre que reciben nuestros viñedos más especiales, fincas centenarias que plantaron las primeras generaciones de la familia con una mezcla de diversas variedades: Tempranillo, Garnacha, Mazuelo, Graciano y Monastrell, un coupage de variedades que se traslada directamente a la botella obteniendo los vinos con más personalidad de la bodega: Vidau, Arvum y Vinsacro Dioro.

EL ORIGEN DEL BUEN VINO ESTÁ EN EL CAMPO Y EN EL MÉTODO DE CULTIVO DE LOS VIÑEDOS, POR ESO CADA VIÑA SE MIMA COMO SI FUERA ÚNICA.
Olivas de Familia Escudero

OLIVAR

OLIVAR Y VIÑEDO, UN PASADO Y UN FUTURO EN COMÚN.

El olivar al igual que el viñedo han sido cultivados en La Rioja desde la época romana, nuestro bisabuelo ya los cultivaba en los primeros años del siglo pasado y dos generaciones más tarde, en el año 1998, retomamos su cultivo con la plantación de 70.000 olivos cuyo cultivo sigue la misma filosofía de cultivo que seguimos en el viñedo.

Las variedades cultivadas son la Arbequina y la Tosca, esta segunda de origen toscano cuna de los aceites mejor valorados del mundo. Unas olivas de las que se obtienen unos aceites con aromas muy finos y elegantes con un paladar muy suave. Características que los hacen perfectos para acompañar y potenciar el sabor de las mejores recetas sin quitar el protagonismo a los ingredientes principales.

Un cultivo que recuperamos de nuestro bisabuelo y que, con ilusión y respeto, buscamos la obtención de un aceite elegante y sincero que potencie el sabor de cualquier receta.

VOLVER A LAS RAÍCES CON LA VISIÓN PUESTA EN EL FUTURO; UNA FORMA DE TRABAJO QUE SACA LO MEJOR DE LA FAMILIA.